Magia

¿De dónde proviene el término magia?

La palabra magia proviene del persa antiguo, donde denominaba el arte del prestidigitador. Ésta presupone la existencia de fuerzas ocultas en la naturaleza que el mago puede llegar a conocer y utilizar;

ya que el hombre forma parte de un sistema universal en el que todo se interrelaciona. Como ser que piensa y siente, el ser humano tiene la facultad de efectuar actos mágicos, siempre y cuando conozca sus procedimientos.

¿Qué significa para un wiccano?

La brujería es ante todo una religión y como tal la adoración a la Diosa madre y al Dios padre es la base más importante; la magia siempre ocupará un segundo lugar. Esto no le quita importancia a la magia, puesto que es usada en todas las religiones, siendo un buen ejemplo de magia pura la transubstanciación de la religión católica. Todo depende de la voluntad del que la realiza; si se logra el objetivo o no.

La magia está en todo nuestro alrededor y dentro de nosotros. Está en todas las cosas que viven y mueren. Puede sentirse en la primera respiración de un bebe y en el cambio de las estaciones; Es una parte de la tierra, del océano y del cielo iluminado con estrellas por encima de nosotros. 

Para llevarla a cabo, contamos con tres fuentes de energía: el poder personal, el poder de la tierra y el poder divino. Los wiccanos invocamos a la Diosa y al Dios para bendecir la magia con su poder. Al contrario del que reza la creencia popular, la magia no es sobrenatural, ya que se trata de una práctica natural que utiliza poderes genuinos aún no catalogados por la ciencia (Scott Cunningham)